Acueductos Romanos

Acueductos Romanos en Almuñécar, Granada.

Acueductos Romanos en Almuñécar.

La obra mejor conservada y de mayor envergadura del horizonte cultural romano es indudablemente la conducción de aguas a Almuñécar conocida más comúnmente por Acueductos Romanos.

Ya a mediados del siglo XII Idrîsî hace referencia al acueducto y sus instalaciones, describiéndolas del siguiente modo:
En medio de ella (Almuñécar) hay un edificio cuadrado que se levanta como un mojón, ancho de base y su cima estrecha; en él, dos socavones, contiguos corridos por sus vertientes de arriba abajo; y delante de cada lado, en el suelo, un aljibe grande, llegando el agua hasta él desde cerca de una milla, por encima de los numerosos arcos construidos con piedra dura.

Los hombres instruidos de Almuñécar dicen que el agua subía en otro tiempo a la cima del mojón y desciende luego por el lado opuesto, donde movía un pequeño molino. Sobre un monte que domina el mar se ven aún vestigios, pero nadie conoce ya su antiguo destino.

Permaneciendo en relativo buen estado de conservación, el acueducto se halla actualmente en uso en alguno de sus tramos.El origen de la traída de aguas es hoy totalmente imposible de situar, pero parece que se confirma la existencia de unos manantiales en la zona denominada la Angostura, en el Río Verde, cerca del pueblo de Jete.

A partir de estos manantiales discurría una acequia abierta que hoy se confunde con los sistemas de riego, en pleno funcionamiento dada la explosión del cultivo del aguacate y chirimoyo.

El origen de estas acequias parece seguro que coincide con el sistema romano, dado que discurren desde el Barranco del Tumbo hasta el Barranco de Antequera. En el barranco de Antequera existe en la actualidad un molino de agua que se surte de estas acequias y es precisamente aquí donde aparecen los primeros vestigios inequívocos del sistema romano, al aparecer seccionada una galería.

A partir de este punto la conducción vuelve a enterrarse y discurre paralela a la carretera actual y no vuelve a resurgir hasta el acueducto de Torrecuevas. El estado actual de esta parte enterrada de la conducción se presenta bueno ya que discurre agua a través de ella, aunque su uso está siendo sustituido por otras conducciones.

De cualquier forma, esta zona tiene más interés como parte del conjunto que como pieza aislada. Discurre por un paisaje sorprendente, entre un bosque densísimo de aguacates y chirimoyos, que crean un microclima tropical de gran belleza.Hasta este punto la conducción ha podido discurrir totalmente apoyada en el terreno, pero al encontrarse con el Barranco de Torrecuevas, es necesario para no perder cota, recurrir al acueducto.

Los cinco acueductos romanos, el de Torrecuevas, los tramos I, II, III y el tramo de la Carrera de la Concepción en dirección aguas abajo del río Seco, constituyen una obra de gran unidad. El acueducto I tiene un solo piso con cuatro arcos de luz normal y dos de luz reducida, siendo los pilares bajo y exentos.

El acueducto II consta de 9 arcadas de luz normal con otra luz secundaria en cada uno de los extremos; al rebasar la altura de 5 metros se refuerza con arcos secundarios bajo los tres centrales, intercalándose entre los pilares.

El acueducto III está formado por dos cuerpos con 9 arcadas principales, flanqueadas por dos de luz secundaria.

Acueducto Romano en Almuñécar Costa Tropical Granada
Acueductos Romanos en Almuñécar Costa Tropical Granada

El cuerpo inferior compensa la elevación sobre el fondo de la vaguada, cortando los seis pilares centrales por un basamento que es aligerado, a su vez, por tres huecos rectangulares rematados por arcos de luz menor, bajo las tres arcadas centrales.

A continuación del último acueducto, la conducción sigue unos cientos de metros, para llegar a un promontorio que asoma directamente a la vega de Almuñécar. En este promontorio la conducción se rompe y aparece un depósito, en la actualidad municipal, que parece indicar está sustituyendo a uno romano.

La salida de este depósito está marcada con una sucesión de registros hasta llegar a una gran arqueta-registro abovedada, hoy día transformada en una caseta.En este supuesto se inicia lo que Fernández Casado considera un sifón de traída de aguas, necesario para salvar la vaguada que separa la arqueta de Almuñécar.

Acueducto Romano, Tramo Torrecuevas, Almuñécar.
Acueducto Romano, Tramo Torrecuevas, Almuñécar.

Junto a ésta se han descubierto restos de tubería romana independientes del supuesto sifón y que muy probablemente fueron conducciones a villas romanas, que se encontraban en promontorios rodeando a Almuñécar, protegidas del mar, en las zonas de mejor clima.

El posible sifón discurre en subterráneo y ha sido imposible su localización hasta la última zona próxima a Almuñécar del último tramo del acueducto.

Discurre el tramo de la Carrera de la Concepción, paralelamente a la carretera de Jete, desde el puente sobre el que pasa la carretera de Málaga a Almería hasta la Carrera de la Concepción, salvando la última vaguada orográfica dirigiéndose hacia el casco antiguo de la ciudad en dirección de la Iglesia de la Encarnación.

Acueducto Las Carreras de la Concepción, Almuñécar.
Acueducto Las Carreras de la Concepción, Almuñécar.

La parte excavada mide 91,78 m., con 12 arcos de altura máxima desde las zapatas de fundación a la cornisa de 6,10 m. La luz media de los arcos es de 4,15 m., presentando un arco, posiblemente central, de 5,25 m. de luz con dos finas pilastras adosadas sobre los pilares.

Es interesante comprobar la disposición de los pilares de la parte central del acueducto un tanto sesgados, como para ofrecer menos oposición al paso de aguas bajo el acueducto.Las posibles avenidas de agua desde su construcción hasta época reciente dañaron a este tramo, que recibe diversas restauraciones, siendo la más destacada la del arco central que tras su rotura, la canalización se soporta sobre los pilares de ladrillo en época medieval.La excavación arqueológica del tramo de la Carrera de la Concepción ha permitido fechar el momento de la construcción del acueducto por medio de fragmentos de cerámica sigilada que se sitúa a mediados del siglo I. d. de C.

A partir de este último tramo todo son suposiciones. Fernández Casado entiende que el depósito final de esta agua se encontraba en la Cueva de Siete Palacios apoyándose en las fuentes árabes y en un sistema similar existente en Pompeya, en contra de nuestra hipótesis que ve la posibilidad de su ubicación, a través de restos de opus signinum hallados sobre la estructura de la mencionada Cueva.

De cualquier forma, es evidente que la traída de aguas realiza unas obras de gran envergadura para conseguir mantener una cota elevada, razón de suficiente peso como para pensar en la existencia de un depósito en la parte alta de la ciudad.

Conclusión fácilmente deducible es la existencia de un alto consumo de agua, que no corresponde con el uso exclusivo de la ciudad. Si tenemos en cuenta la existencia comprobada de grandes factorías de salazón de pescado parece obvia la existencia de un complejo sistema de reparto de aguas industriales para las necesidades de las factorías y residenciales, mediante un sistema de distribución, depósitos y conducción.

Dirección Acueducto Romano Tramo Carrera de la Concepción:
Carrera de la Concepción, s/n,
18690 Almuñécar
Granada – Andalucía

Fuentes e Imágenes de Acueductos Romanos:
Ayuntamiento de Almuñécar
Guía de Almuñécar

Acueducto Romano en Almuñécar, Costa Tropical de Granada
Acueducto Romano en Almuñécar, Costa Tropical de Granada.

 

Otras Atracciones Turísticas en Almuñécar y La Herradura, Costa Tropical de Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.